PEAD – LNAG

Convenio

marina_guerra_peru

Visión estratégica de los intereses marítimos y el poder naval

Dentro de los elementos y factores que han influenciado en los pueblos para desarrollar su poder marítimo y buscar sus intereses marítimos están los considerados por el contralmirante USN Alfred T. Mahan en su obra Influencia del poder naval en la historia, 1660-1783. En él se establecen las principales características que a su criterio intervienen para crear en los pueblos la imperiosa necesidad de ver el mar como un medio para alcanzar su desarrollo.

El aprendizaje constante es la clave para lograr todos los objetivos.

Estas pueden enumerarse del modo siguiente:

a. Características de la población referidas a su aptitud comercial. Es un aspecto bueno el poseer un pueblo con cualidades negociantes, de productores y comerciantes, que permiten el desarrollo marítimo.

b. Extensión del territorio, que influye en el desarrollo de una nación como potencia marítima y que depende de las riquezas naturales que guarda.

c. Configuración física, que establece la importancia de poseer adecuados puertos y facilidades para acceder a ellos, a fin de permitir la comunicación con el resto del mundo.

d. Situación geográfica de una nación, que puede influir positiva o negativamente en la manera de utilizar el mar para su desarrollo.

e. Características del Gobierno, considerando la influencia de los Gobiernos, las instituciones y el carácter de los gobernantes, para impulsar y direccionar las políticas hacia el uso del mar.

En el caso del Perú, creemos que el habitante de la costa tiene una íntima relación con el ámbito marítimo, debido a que existe una simbiosis con el mar. Debemos comprender y aprovechar de la mejor manera el beneficio que ello significa. En su devenir histórico, el Perú se ha caracterizado por un comportamiento político, económico y social desde una visión y perspectiva eminentemente continental.

Con el objeto de disponer a plenitud del mar y proyectar las acciones apropiadas, es importante para nuestra nación establecer las posibilidades que le ofrecen su uso y, sobre todo, las capacidades que posee o puede desarrollar para tal fin. A partir de ello, se hace necesario determinar cómo hacer el mejor uso, control y protección del mar, maximizando su contribución al desarrollo nacional, para lo cual debemos conocer nuestra realidad marítima, determinar los factores que la afectan y establecer los intereses marítimos.

¿Qué son los intereses marítimos?

Los intereses marítimos son definidos como la expresión del deseo colectivo de la nación de usar y proteger el medio marítimo y aprovechar sus recursos, mediante el desarrollo de actividades en los campos político, social, económico, jurídico, científico, cultural y otros, con el fin de contribuir al bienestar y seguridad nacional en forma permanente. Por tanto, podríamos enumerarlos como los espacios, recursos, actividades y factores de diversa índole vinculados al ámbito marítimo, que forman un conjunto integrado e interrelacionado que es preciso conocer cualitativa y cuantitativamente, para establecer y evaluar apropiadamente sus efectos e influencia en la vida nacional.

¿Cómo era antes?

Desde la época republicana, la sociedad peruana en su conjunto ha desarrollado sus actividades de espaldas a las potencialidades y riquezas de nuestro mar, se ha aprovechado indiscriminadamente de sus recursos (el guano de las islas, la pesca indiscriminada de la anchoveta, la contaminación de sus aguas por vertimientos y desagües). Todo ello ha motivado una pobre conciencia marítima dentro de nuestra población en general, razón por la cual, dentro del contenido de los planes y programas de desarrollo económico y social de los sucesivos Gobiernos, no se han delineado objetivos nacionales orientados al desarrollo de nuestros intereses marítimos.

El conocimiento de todos los elementos que afectan e influyen en el poder marítimo (entendido como la sumatoria de los intereses marítimo y del poder naval) es impostergable. Nos debe servir para determinar nuestros objetivos.

La ocupación efectiva de nuestro mar y la racional explotación de sus riquezas y facilidades deben constituir un objetivo nacional y formar parte de la estrategia de desarrollo y de proyección del ser nacional, en los albores del tercer milenio y del siglo XXI.

La Marina de Guerra del Perú como fuente del poder naval tiene la gran responsabilidad de custodiar, fortalecer e impulsar los intereses marítimos nacionales. En este amplio concepto debemos preguntarnos: ¿cuáles son los intereses marítimos del Perú.

Según la doctrina

Según la doctrina interna naval, abarcan la totalidad de recursos y actividades que se dan en el ámbito marítimo. Entre sus principales actividades se pueden mencionar: el transporte marítimo, fluvial y lacustre, la Marina Mercante Nacional, las infraestructuras y servicios portuarios, la industria naval, la seguridad para la navegación, la investigación científica, la acción cívica en las poblaciones ribereñas, la presencia e investigación peruana en la Antártida, la protección ecológica del medio marítimo, fluvial y lacustre, la pesca, la protección de la riqueza ictiológica, la explotación de minerales e hidrocarburos en el zócalo continental y fondo marino, así como la seguridad de la vida en el mar y la represión de actividades ilícitas, como el contrabando de combustible y productos en general, la pesca ilegal, la trata de personas, la tala, la minería ilegal, la piratería, el tráfico ilícito de drogas en todo el ámbito marítimo, entre otras muchas actividades.

Actividades

La “fotografía” instantánea, es decir, en un tiempo dado, del devenir de estas actividades es lo que conocemos como la realidad marítima. Dentro de esta amplísima realidad, tendremos las siguientes situaciones:

  • Evaluación de los recursos naturales vivos y no vivos
  • Investigación científica, tecnológica e innovación marítima
  • Protección y conservación del medio ambiente marítimo
  • Conciencia marítima y desarrollo humano
  • Manejo integral de zonas costeras
  • Vigilancia y control marítimo
  • Comercio marítimo (transporte marítimo, puertos y aduanas)
  • Industria de la construcción y reparaciones navales
  • Turismo, recreación y deportes náuticos
  • Industria pesquera, hidrocarburos y minería
  • Derecho del mar, derecho marítimo internacional y derecho marítimo nacional
  • Marcos jurídicos sectoriales e institucionales que regulan el ámbito marítimo

¿Existe una política nacional?

Asociada con esta realidad, tendremos que contrastar si existe una política nacional vinculada con los intereses marítimos. En la actualidad, las políticas de Estado relativas al ámbito marítimo son aisladas. Existen esfuerzos multisectoriales para el logro de ciertas actividades, en especial para conseguir una preservación del medio ambiente marítimo. Dentro de cada sector involucrado en temas marítimos, se identifican organismos encargados de plantear y modificar las respectivas políticas.

Ordenamiento legal

Todas estas actividades esencialmente marítimas tienen un ordenamiento legal y normativo para su desarrollo, en cuyo cumplimiento intervienen, de acuerdo con las facultades y reglamentaciones que les otorga la legislación pertinente, diversos sectores de la actividad nacional. Por estas razones, y con la finalidad de hacer el mejor uso del medio acuático y obtener el máximo beneficio de las acciones que se desarrollan en dicho medio, de forma coherente y armónica, es indispensable el establecimiento de objetivos de desarrollo marítimos integrales, que fijen el destino que deseamos alcanzar bajo lineamientos de política debidamente articulados y concordantes con los objetivos nacionales y la política general del Estado.

Política marítima enfocada en el máximo beneficio

Hablamos de una política nacional marítima enfocada en obtener el máximo beneficio posible para la nación, con el uso del mar, los ríos y los lagos navegables, así como en zonas de interés más allá de nuestro dominio marítimo, mediante el conocimiento pleno de nuestra realidad marítima y el desarrollo apropiado de las diferentes actividades que se realizan en este ámbito o están relacionadas con él, racionalizando su ejecución a través de una adecuada articulación y coordinación horizontal entre los diferentes sectores y estamentos que intervienen.

Debemos insistir en obtener mecanismos de coordinación que posibiliten:

  • Realizar y mantener actualizado el diagnóstico de la situación de las actividades que se desarrollan en los ámbitos marítimo, fluvial y lacustre, identificando los intereses nacionales vinculados a estas actividades.
  • Articular interinstitucionalmente las políticas sectoriales y públicas vinculadas con la protección y el uso sostenible y la explotación ordenada del mar, los ríos y los lagos navegables.
  • Proponer mejoras a los objetivos específicos de las políticas sectoriales y públicas vinculadas con la protección, el uso sostenible y la explotación ordenada del mar, los ríos y los lagos navegables.
  • Elaborar, sobre la base de estudios prospectivos, una política nacional marítima, que incorpore las aguas continentales navegables (ríos y lagos), por el carácter transversal de las actividades que en esos ámbitos se desarrollan, a fin de realizar su seguimiento y evaluación.

Ejercicio de la soberanía

La acción del Estado en el dominio marítimo comprende aspectos tan diversos como el ejercicio de soberanía; las actividades relacionadas con la pesca, la minería, los hidrocarburos y la energía; la protección de la biodiversidad marina y su medio ambiente; el control de la navegación; la vigilancia en la mar, etc., que, en conjunto, son actividades que forman parte de los intereses marítimos de un Estado.

Para llevar a cabo dichas actividades se precisa una administración marítima que englobe al conjunto de organismos con competencias en el ámbito marítimo. Esta administración se caracteriza, en los países de esta parte de la región, por su creciente complejidad, dado el enorme número de actores, por lo que no siempre resulta sencillo delimitar sus competencias, lo que suele dar lugar a problemas de descoordinación y duplicidad en el empleo de medios para su consecución.

Reflexión

Debemos ser conscientes de que, en países de nuestra región, del hemisferio y de Europa, principalmente, ya se han establecido gobernanzas marítimas que engloban al conjunto de organismos con competencias en el ámbito marítimo, por la complejidad del medio y variedad de actores involucrados, que son un ejemplo de cómo actuar con visión de futuro.

Artículo extraído de la Revista de Marina, edición 2017-1